loader image

El trabajo a distancia es un fenómeno laboral en alza potenciado por el uso de la tecnología que ofrece muchas ventajas a la hora de conciliar vida personal y profesional en especial en tiempos de confinamiento social.

Te comparto algunas estrategias y tácticas digitales para los que quieran trabajar online sin perder calidad de vida.

Trabajar a distancia puede ocasionar altos niveles de estrés y ansiedad derivados de esta particular fórmula de trabajo que exige estar conectados constantemente a una pantalla, teletrabajo en pijama, días sin afeitarte o peinarte.

Menos Internet y más vida

Obviamente, la conexión a internet es básica para poder trabajar a distancia. Y cuando falla, empieza el drama. En esos momentos, se recomienda tomar distancia y plantearnos si realmente necesitamos internet en todo momento.

Saber cuándo desconectar: márcate un horario y objetivos diarios
“Curiosamente, la libertad horaria a menudo se convierte en más horas de dedicación. Si a esto le sumamos que muchos de los trabajadores remotos suelen ser freelancers, en ocasiones tienden a trabajar de más”.

La libertad que te aporta esta forma de vida se puede volver en tu contra.

“No hay un horario de entrada y uno de salida, lo cual te puede llevar a sentarte delante del monitor durante horas y horas. «Cuando no tienes una rutina y no te organizas bien el día, tus horas de trabajo diarias se pueden extender hasta el infinito”.

Cómo sobrellevar “la oficina en tu casa”

Las personas en una oficina sueñan con el trabajo en remoto y las personas que trabajan en remoto son conscientes de que, de vez en cuando, vendría bien estar en una oficina donde las relaciones laborales las diferenciamos de las personales, “el equilibrio perfecto sería tener la flexibilidad para trabajar dos días en la oficina con los compañeros haciendo tareas grupales. El resto, en remoto”.

Cuando te sientas agobiado, saca provecho a la movilidad

El trabajo a distancia permite la movilidad geográfica. Por tanto, en ese momento en el que te das cuenta de que estás saturado, busca otro lugar que te haga sentir mejor.

“El mero hecho de cambiar de sitio, hace que cambie nuestro punto de vista y, de repente, abres la resolución de un problema a más posibilidades”, aunque el trabajo online se ejecuta con la cabeza, la actividad física vendrá bien para oxigenar tanto el cuerpo como la mente.

Combate la soledad frente al monitor interactuando con gente fuera de la esfera online

Otra de las peculiaridades de estos trabajadores es que pasan muchas horas en solitario frente a una pantalla. “Para aquellos que viajan de manera intensiva, suele llegar un momento que sufren las consecuencias de no tener un grupo de amigos o familiares con los que convivir y suelen quejarse de sentirse solos debido a su estilo de vida”, mi consejo es animarse a  salir de casa varias veces al día ya que:

“El trabajo a distancia funciona mejor con entornos donde te aseguras tener un cupo mínimo de relaciones sociales al día”.

Aprende a trabajar organizándote tú mismo

Hay personas que están acostumbradas a trabajar bajo las indicaciones cara a cara de un supervisor por lo que les cuesta especialmente organizarse para cumplir los objetivos marcados. Es fundamental plantearse una rutina de trabajo diaria. Mi consejo para trabajar de forma remota se requiere un alto nivel de disciplina y madurez organizativa. De lo contrario, no cumpliremos nuestros objetivos ni trabajaremos de manera eficiente.

¿Agotado de tanto movimiento? Vuelve a tu campamento base

Para los nómadas digitales, la línea divisoria entre viajes y vacaciones está desdibujada. Mientras que la mayoría de trabajadores anhela tener vacaciones para irse de viaje, los nómadas digitales necesitan ocasionalmente hacer un paréntesis y volver a la “normalidad”. Desconéctate de vez en cuando para reponer fuerzas y poner los pies en el suelo.

Ir arriba