Decenas de choferes protestan para exigir la salida de la aplicación del mercado santiaguino. Las protestas de taxistas no es algo nuevo, en todos los países donde existe esta aplicación ha pasado algo similar.

Hoy 344 ciudades pueden acceder al servicio de transporte, en 63 países.

Uber debutó en América Latina en 2013, en Ciudad de México. En julio de 2015 esta fue también la primera ciudad que reguló formalmente el uso de Uber.

Hoy está presente en 21 ciudades de 9 países de la región: Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá, Perú, República Dominicana, y Uruguay. La última ciudad en unirse al club fue Santo Domingo, y esto sigue.

Uber es estructuralmente distinto, el taxi no tiene que recorrer la ciudad buscando clientes, el sistema apunta a moverse dentro de sectores en la medida que se solicita el servicio y todo se hace a través de la aplicación movil.

Esto permite bajar atochamientos, se limpian las calles de vehículos vacíos, menos contaminación y los choferes de transporte optimizan sus gastos, bajan costos al no tener que moverse por las calles buscando usuarios, al final de la cadena el más beneficiado es el cliente que termina pagando menos por un servicio mejor.

Los taxis tradicionales por otro lado deben cumplir normativas y regulaciones, el gobierno indica que el uso de Uber es ilegal y que debe ser regulado, pero parece que nadie quiere ver la realidad, este sistema es más eficiente y sus usuarios están felices con su uso, la aplicación permite una calificación por parte del usuario, a diferencia del taxi tradicional. Los usuarios los prefieren porque los autos son modernos con aire acondicionado, la atención es mejor, se conoce de antemano el precio y se puede ver el perfil del chofer.

La formula para resolverlo parece ser integrarlo al sistema, modernizar la forma en que operan los taxis actuales, que los usuarios puedan calificar su servicio, puedan pagar con cualquier medio de pago y la liste sigue…

El taxímetro es una herramienta obsoleta, hoy día un teléfono smartphone puede definir distancias en forma más eficiente.

El desafío es lograr avanzar a sistemas automatizados, en 50 años no existirán choferes, los vehículos no van a requerir conducción pero si el servicio de transporte, ya es una realidad como este proyecto:

Eléctrico, autónomo y económico

Estos vehículos son parte de una tercera generación de módulos autónomos que se usan en campus universitarios, grandes complejos industriales, así como enMasdar City, la ciudad futurista de Abu Dabi, donde se estreno por primera vez el uso de este medio de transporte, pero bajo rutas cortas y con capacidades para sólo seis pasajeros y con sólo 10 módulos.

Estos módulos han evolucionado y ahora permitirán transportar hasta 24 pasajeros, se definirán varias rutas que cubran distintas zonas de la ciudad, ya que una de sus ventajas es que su infraestructura no requiere mucha inversión y se construye prácticamente en unos cuantos días, además de que gracias a su tamaño puede recorrer por carreteras más pequeñas o con menos carriles, como dentro de colegios o zonas de difícil acceso.

Leer artículo en Xataka.com